Filtro por Idioma
Filtro por Áreas de conocimiento
Filtro por Tipo Contenido
Back

TERATOMA PRESACRO DEL ADULTO: FORMA DE PRESENTACIÓN INUSUAL COMO SINUS PILONIDAL RECURRENTE

Autor/es
Eduardo Alcaraz Mateos, Carmen María Ortiz Morales, Mónica Mengual Ballester, Enrique Pellicer Franco, José Ramón Olalla Muñoz, Andrés Nieto Olivares
HOSPITAL UNIVERSITARIO MORALES MESEGUER, MURCIA
edusqo@hotmail.com
Orden de Presentacion
122
Fecha de Presentacion
Viernes 8 febrero 2013. 16.30-17.00. Sesión II
Pantalla
5

Introducción

El teratoma presacro es una de las neoplasias sólidas más frecuentes en neonatos. Sin embargo, su diagnóstico en la edad adulta es muy infrecuente. Se presenta el caso de un teratoma presacro en un varón de 22 años con clínica de sinus pilonidal recurrente.

Materiales y métodos

Varón de 22 años con antecedente de sinus pilonidal intervenido 8 años atrás que consultó por nódulo subcutáneo en región sacra sobre área de cirugía previa. Se realizó punción aspiración con aguja fina con diagnóstico citológico de lesión quística escamosa abscesificada. Se realizó exéresis de la lesión (con diagnóstico histopatológico de quiste de inclusión epidérmica), hallando un sangrado poco habitual y material purulento en el fondo de la lesión, por lo que se solicitaron pruebas de imagen. El estudio reveló una masa pélvica presacra heterogénea bien delimitada de 10 cm de diámetro máximo craneo-caudal, con extensión coccígea donde existía solapamiento con los cambios quirúrgicos, sugestiva de tumor germinal tipo teratoma. Se realizó resección de tumor retrorrectal que ocupaba toda la pelvis y se extendía hasta el músculo elevador derecho al que atravesaba, alcanzando el espacio retrosacro.

Resultados

El estudio macroscópico mostró una tumoración quística con área dislacerada de solución de continuidad y contenido pastoso con pelo. El tamaño de la neoplasia era de 10,5x8,3x6,4 cm con espesor de la pared variable, encontrando áreas de tejido adiposo y revestimiento interno variable, queratósico, de tipo mucoso y ulcerado. El estudio histopatológico mostró epitelios escamoso queratinizante, respiratorio y transicional así como anejos (glándulas sebáceas, músculo y glándulas salivares), cartílago, tejido nervioso, adiposo y linfoide sin signos de atipia, consistente con un teratoma quístico maduro.

Conclusiones

- El teratoma presacro pese a su baja prevalencia (1 de cada 35000 nacimientos) es uno de los tumores sólidos más frecuente en neonatos. Sin embargo, su presentación más allá de los 2 años es inusual (menos del 10%). - Es importante descartar otras malformaciones a nivel anorrectal y sacro, constituyentes de la triada de Currarino. - Existe un alto riesgo de malignidad en edades por encima de los 2 meses (hasta el 67% de los casos).