Filtro por Áreas de conocimiento
Back

HIPEROSTOSIS FRONTALIS INTERNA EXUBERANTE: PRESENTACIÓN DE DOS CASOS EN AUTOPSIA, UNO EN UN VARÓN.

Autor/es
M. Martino, M. Bermúdez, F. Fernández y J.F. Val-Bernal. Servicio de Anatomía Patológica.
HOSPITAL UNIVERSITARIO "MARQUÉS DE VALDECILLA" SANTANDER
marmartino@hotmail.com
Orden de Presentacion
2
Fecha de Presentacion
Viernes 8 febrero 2013. 11.45-12.15. Sesión I
Pantalla
1

Introducción

La hiperostosis frontalis interna (HFI) consiste en un engrosamiento irregular de la superficie interna del hueso frontal de carácter benigno. Considerada como parte del Síndrome de Morgagni-Stewart-Morel (MSM). La etiopatogenia es desconocida aunque parece estar relacionada con alteraciones en el balance hormonal. Suele ser un hallazgo incidental en la radiología de calota, es más frecuente en mujeres que en varones (9:1) y tiene una mayor incidencia entre los 40-60 años. Desde finales del siglo XX, se ha incrementado posiblemente indicando un cambio profundo en la fertilidad humana con la introducción de tratamientos hormonales y nuevos hábitos alimenticios.. Existen varios métodos de gradación que van desde cambios mínimos a afectación de más del 50% de la superficie interna frontal. En casos severos, puede producir síntomas y atrofia cortical frontal. Presentamos dos casos de HFI observados incidentalmente en autopsia.

Materiales y métodos

Se trata de dos casos de MSM: uno es de un varón de 56 años con historia de obesidad, hipertensión arterial, hiperlipidemia e ictus cerebral. En la autopsia, destaca una importante aterosclerosis sistémica complicada. El otro caso es de una mujer de 78 años con historia de glaucoma, obesidad y leucemia aguda mieloblástica en tratamiento. En la autopsia, resalta una persistencia de la leucemia, una bronconeumonía bilateral intensa, hemorragias en varios órganos y una aterosclerosis sistémica complicada moderada. Los cortes de la lesión se estudiaron mediante decalcificación

Resultados

En los dos casos, existe un engrosamiento irregular simétrico extenso de la tabla interna del hueso frontal con afectación de la superficie interna ósea. Los cortes histológicos revelaron un tejido óseo laminar con gruesas trabéculas ampliamente anastomosadas. Los pacientes presentaban obesidad y no mostraron alteraciones psiquiátricas (incluyendo epilepsia y demencia), dolor de cabeza severo, o déficits cerebrales atribuibles a la lesión ósea.

Conclusiones

La HIF es infrecuente en el varón. La lesión ósea craneal no está relacionada con la causa de la muerte. La alteración metabólica de nuestros casos fue la obesidad. La lesión ósea es benigna y debe diferenciarse de procesos que pueden afectar los huesos craneales tales como la acromegalia, la hiperprolactinemia, la enfermedad de Paget o una lesión maligna. La etiología es desconocida, aunque probablemente la lesión se facilita por estimulo hormonal.