Back

VALOR DE LA AUTOPSIA CLÍNICA EN PACIENTES CON INFECCIÓN POR VIH

Autor/es
Pérez.A, Barriobero.N, Gorostiaga.I, Lorente-Gea.L, Maestro.L, Viguri.A, Guerra Merino.I
HOSPITAL UNIVERSITARIO ARABA
a.p.rodriguez01@gmail.com
Orden de Presentacion
240
Fecha de Presentacion
Viernes, 16 de febrero. Sesión de mañana
Pantalla
1

Introducción

Hombre de 43 años que ingresa tras tres de deterioro del estado general con hiporexia y adelgazamiento. Presenta fiebre, fatiga y taquicardia y en la radiografía de tórax se observa cavidad aérea de 11 x 4 cm situada en lóbulo inferior izquierdo a nivel paravertebral. En TAC cerebral no se observan lesiones. Finalmente fallece a las 24 horas de ser ingresado, solicitándose estudio necrópsico.

Materiales y métodos

Se realiza autopsia de tórax y abdomen con los siguientes hallazgos macroscópicos: Pulmones de aspecto edematoso, consolidación bilateral generalizada de aspecto neumónico. Formación quística de pared amarillenta y lisa, de 12 x 5,5 x 3,5 cm, situada en lóbulo inferior de pulmón izquierdo. Al estudio microscópico se observan numerosos quistes característicos de Toxoplasma gondii en corazón, pulmones, vejiga, intestino y páncreas. En ambos pulmones existe un extenso infiltrado de Pneumocystis jirovecii y una cavidad ocupada en su totalidad exclusivamente por dichos hongos. Corresponde a una neumonía crónica cavitada por Pneumocystis jirovecii.

Resultados

La presencia de infecciones oportunistas como las producidas por Toxoplasma gondii y Pneumicystis jirovecii hacen sospechar de una severa inmunodepresión. Esta sospecha quedó confirmada al detectarse anticuerpos contra VIH en la sangre del paciente. Las infecciones oportunistas son los hallazgos más comunes en las necropsias de pacientes con infección por VIH, seguidas de las neoplasias secundarias. La forma de neumonía cavitada crónica es altamente infrecuente en nuestros días, en que los pacientes son tratados profilácticamente contra Pneumocystis jirovecii.La correlación entre el diagnóstico clínico y el post-mortem viene determinado por la graduación de discordancia clínico-patológica utilizada por Shojania et al. La discordancia grado I corresponde a las autopsias que aportan datos no sospechados de relevancia clínica mayor, como el caso que nos concierne.

Conclusiones

La autopsia es una técnica de gran importancia para el diagnóstico de enfermedades no sospechadas durante el estudio clínico del paciente. El minucioso estudio tanto macro como microscópico que ofrece esta técnica, permite determinar los agentes etiológicos que intervinieron en la muerte del paciente y la relación entre los mismos. La autopsia clínica en los pacientes VIH sigue siendo, a pesar de los avances técnicos, una herramienta eficaz a disposición del clínico. La información que aporta es relevante, lo que la convierte en un acto al que ningún hospital que reúna las condiciones necesarias de seguridad, debería renunciar.