Back

PAAF de tiroides, revisión de nuestra experiencia en los dos últimos años

Autor/es
CM Bernal Mañas (1), S Montalbán Romero (2), S Ortíz Reina (2)
SERVICIO DE ANATOMÍA PATOLÓGICA, COMPLEJO HOSPITALARIO DE CARTAGENA
cmbmanas@gmail.com
Orden de Presentacion
42
Fecha de Presentacion
Viernes 17 11:30 a 12:00 Sesión I
Pantalla
4

Introducción

En nuestro medio la PAAF se ha constituido como el método de elección en el diagnóstico de la patología tiroidea. Hemos observado como su demanda crece progresivamente, contribuyendo a este fenómeno el mayor seguimiento de los pacientes, así como el hallazgo incidental en exploraciones radiológicas por otras patologías. Por otro lado, la terminología usada ha sido muy variable, lo que ha provocado cierta confusión al clínico en cuanto a la actitud terapéutica. Por estas razones los objetivos de nuestro estudio han sido: reevaluar la indicación de la PAAF tiroidea, unificar la terminología diagnóstica citológica y mantener un control de calidad interno al correlacionar los diagnósticos citológicos con las piezas quirúrgicas.

Materiales y métodos

De un total de 1033 punciones revisadas (884 pacientes), realizadas en dos años consecutivos en el Complejo Hospitalario de Cartagena, disponemos de las correspondientes piezas de tiroidectomía en 182 pacientes. La mayor parte de las punciones fueron ecoguiadas y realizadas entre patólogo y radiólogo con control in situ del material obtenido: el resto en nuestra consulta citológica.

Resultados

De los 182 pacientes de la muestra ha habido en un 79,12% un diagnóstico concordante entre la citología y la pieza quirúrgica (benignos: 65,93% y malignos 13,19%). En el 20,88% restante se observaron falsos negativos en un 6,59% (correspondiendo 6 casos a microcarcinoma papilar incidental, que no estaba en relación con el nódulo muestreado en la punción: y un caso se informó de quiste coloide que resultó ser carcinoma papilar quístico en la pieza quirúrgica), en un 3,30% falsos positivos y hallazgos citológicos de significado indeterminado en un 10,99% (de los cuales un 60% fueron diagnósticos benignos y un 40% malignos).

Conclusiones

A partir de los resultados obtenidos, consideramos: 1)La indicación de la PAAF en toda la patología tiroidea en el momento del diagnóstico y siempre en los nódulos únicos, y si no hay cambios ecográficos no es necesario repetirla por protocolo. 2)La mayor parte de las discrepancias diagnósticas entre la PAAF y los hallazgos de la pieza han surgido con el diagnóstico de proliferación folicular: por lo que corroboramos la necesidad de unificación de la terminología según el sistema Bethesda, ya que en nuestros resultados al recalificar los diagnósticos previos se produce un cambio significativo en falsos positivos y negativos. 3)Creemos imprescindible la correlación del diagnóstico citológico con el de la pieza quirúrgica, cuando sea posible, como método de control calidad interno.