Back

Adenoma tubulovelloso de vagina. Estudio inmunohistoquímico y molecular con revisión de la literatura

Autor/es
JM Cameselle Teijeiro (1), M Peña Fernández (1), A Novo Domínguez (1), EM Turrado Sánchez (1), A Brea Fernández (2), L Sebio Lago (1), C Ruíz Ponte (1), I Abdulkader Nallib (1)
Hospital Clínico Universitario, IDIS, SERGAS, USC
josemanuel.cameselle@usc.es
Orden de Presentacion
110
Fecha de Presentacion
Viernes 17 16:40 a 17:10 Sesión II
Pantalla
1

Introducción

El adenoma velloso o tubulovelloso de vagina (ATV) es un tumor muy infrecuente con una histología similar a los de origen intestinal. Tras revisar la bibliografía (PubMed), se describe el octavo caso de ATV.

Materiales y métodos

El ATV se presentó como un tumor polipoide de 3 cm en la vagina, a nivel suburetral, en una mujer de 19 años que nació con una malformación de Arnold-Chiari tipo II y mielomeningocele. Se realizó estudio histológico, inmunohistoquímico (Dako EnVision Peroxidase/DAB: Dako, Glostrup, Dinamarca), del virus del papiloma humano (HPV) (Sistema Clart HPV2 Kit, Genomica, S.A.U., Madrid) y molecular del gen K-RAS (TheraScreen K-Ras Mutation Kit,Roche, West Sussex, Reino Unido), de los exones 11 y 15 del gen BRAF, y de todo el gen LKB1/STK11 mediante secuenciación directa y MLPA (SALSA MLPA kit P101-B1 STK11, MRC-Holland, Amsterdam, Los Países Bajos).

Resultados

Histológicamente, el ATV mostró vellosidades largas revestidas por células columnares con borde en cepillo, estratificación nuclear y focos de atipia de alto grado. En el estudio inmunohistoquímico se encontró positividad para citoqueratina (CK) 7, receptores de estrógenos y de progesterona, CA19.9, p16INK4a, p53 y Ki-67 (53%), y un patrón de membrana para la beta-catenina. No se evidenció reactividad para CK 20, CDX2, antígeno carcinoembrionario, cromogranina A y sinaptofisina. No se detectó infección por HPV, ni se encontraron mutaciones en los genes K-RAS, BRAF y LKB1/STK11. Tras la biopsia se procedió a la extirpación completa de la lesión. La enferma está bien a los 37 meses después de la cirugía.

Conclusiones

Aunque se trata de una neoplasia muy infrecuente, el conocimiento de la existencia del ATV es necesario para no confundirlo con un adenocarcinoma de colon, o un tumor endocervical o de endometrio. La descripción previa de 2 casos de ATV con transformación maligna, así como la presencia de focos de displasia de alto grado (positivos para p53) en el presente caso, indican que el ATV es una lesión premaligna.