Back

UTILIDAD DE LA PAAF EN EL DIAGNOSTICO CITOLOGICO DEL TOFO GOTOSO Y SU CORRELACION CON LA HISTOLOGIA

Autor/es
M.J. López Poveda, I. Oviedo Ramírez, E. Ortiz Ruíz, A. Bas Bernal, L.F. Linares
Servicio de Anatomía Patológica. Servicio de Reumatología. Hospital General Universitario Virgen de la Arrixaca. Murcia.
mjlopezpoveda@yahoo.es
Orden de Presentacion
25

El estudio citológico mediante punción aspiración con aguja fina (PAAF) de las lesiones de partes blandas periarticulares, constituye una excelente alternativa a la citología exfoliativa tradicional o a la histología, en el diagnóstico de dichas lesiones.Exponemos el caso de un varón de 62 años, que presenta una tumoración gigante en el codo derecho de 8x7x6cm, con morfología nodular, márgenes bien delimitados, consistencia leñosa y adherida a planos profundos. Se nos remitió para practicar PAAF de dicha lesión, donde obtuvimos extendidos que contenían abundante material amorfo granular denso, en el que se identificaban cristales aciculares con birrefringencia positiva fuerte, siendo compatible con el diagnóstico de tofo gotoso. Posteriormente se determinaron los niveles sanguíneos de ácido úrico, objetivándose elevación de los mismos. Además, el paciente refería haber presentado artralgias de forma ocasional. Tras practicar exéresis completa de la lesión, se obtuvo una pieza multinodular, de apariencia encapsulada y de coloración amarillenta a la sección, en la que el estudio histológico efectuado, confirmó el diagnóstico citológico previo. La gota es una alteración metabólica caracterizada por el depósito de cristales de urato monosódico en diversos tejidos. Es causada por un estado de hiperuricemia crónica y, normalmente, se manifiesta como artritis aguda. Su lesión patognomónica es el tofo gotoso, que son masas tumorales, con frecuencia localizadas en tejidos blandos periarticulares, que aparecen tras una artritis gotosa evolucionada y que pueden simular neoplasias. El diagnóstico clínico del tofo gotoso es sencillo cuando su localización, los datos clínicos, analíticos y radiológicos son compatibles con artritis o hiperuricemia, sin embargo, ésto no ocurre en todos los casos. Es entonces cuando la PAAF puede desempeñar un papel importante en el diagnóstico de lesiones de partes blandas. Quizás sea una técnica infravalorada en el diagnóstico de dichas lesiones, debido, entre otros motivos, a la dificultad que supone, en ocasiones, el diagnóstico diferencial entre las diferentes patologías. Queremos reseñar que con una adecuada sistemática de interpretación, y ante ciertos hallazgos citológicos como la presencia de cristales, la PAAF puede ser de mucha utilidad en el diagnóstico del tofo gotoso, principalmente en pacientes con presentaciones atípicas.