Back

ADENOCARCINOMA NO URACAL DE CÚPULA VESICAL SOBRE PÓLIPO ADENOMATOSO. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL CON ADENOCARCINOMA DE URACO

Autor/es
Lomas García J., Honrado Franco E., De la Hera Magallanes A.
Servicio de Anatomía Patológica. Hospital de León
ehonrado@hotmail.com
Orden de Presentacion
35

INTRODUCCIÓN:Los adenocarcinomas de vejiga urinaria no uracales habitualmente representan menos del 1% de los tumores malignos de vejiga urinaria. El adenocarcinoma de uraco es un tumor extremadamente infrecuente con una incidencia de 1 caso por cada 5 millones (1 caso cada 600 adenocarcinomas de vejiga tratados). Los adenocarcinomas de origen no uracal pueden localizarse en la cúpula vesical y prestarse a confusión con un adenocarcinoma primario uracal.CASO CLÍNICO: Mujer de 51 años acude por expulsión de moco por orina y hematuria ocasional. Entre sus antecedentes destaca una litiasis urinaria. Con el diagnóstico preoperatorio de masa en uraco sospechosa de adenocarcinoma de uraco se realiza cirugía laparoscópica con extirpación del uraco mediante cistectomía parcial con linfadenectomía de cadenas obturatrices remitiendo los especímenes obtenidos al laboratorio de anatomía patológica.RESULTADOS:El material recibido se trataba de una cistectomíaparcial que incluía un nódulo de 2x2 cm de aspecto quístico que al corte muestra una formación papilar de aspecto mucinoso. El estudio microscópico se basó en cortes teñidos con H&E observándose una tumoración polipoide y glandular bien diferenciada que infiltra la muscular propia de la vejiga urinaria llegando a la mitad profunda (estadio B2 de Jewett-Marshall o pT2B de la AJCC) y que estaba totalmente extirpada. Rodeando al tumor se observa la presencia de cistitis glandularis con intenso infiltrado en la lámina propia, metaplasia intestinal completa sin atipias y restos de conducto uracal dentro de la pared muscular con ligera dilatación quística, tapizados por epitelio columnar o aplanado en doble capa sin atipias. La linfadenectomía bilateral de obturatrices se encontraba libre de tumor.CONCLUSIONES:En nuestro caso, la presencia de un pólipo adenomatoso que a su vez se encuentra en relación con un foco de cistitis glandularis con metaplasia intestinal completa, junto con la existencia de restos uracales independientes del tumor, confirman el diagnóstico de adenocarcinoma no uracal.