Atrás

CONTRIBUCIÓN AL DIAGNÓSTICO DEL MATERIAL COAGULADO ESPONTÁNEAMENTE EN MUESTRAS CITOLÓGICAS

Autor/es
Carmen Beorlegui Arteta Sonia Beltrán Adot Mercedes Santamaría Martínez
Servicio de Anatomía Patológica A Complejo Hospitalario de Navarra
mcbeor@gmail.com
Orden de Presentacion
45
Fecha de Presentacion
Viernes 7, 17.15 - 17.45 h. Sesión II
Pantalla
4

Introducción

La combinación del estudio citológico convencional con el bloque celular (BC) ha demostrado ser más eficaz que la citología sola. El BC tiene buen rendimiento en la confirmación de malignidad y en la clasificación del tipo de tumor, en la estadificación, pronóstico y seguimiento de pacientes con tumores malignos. Ayuda a conocer la localización del tumor primario en lesiones donde es desconocido, y es útil en pacientes con lesiones inflamatorias y tumores benignos. El patólogo solicita la obtención de BC fundamentalmente en derrames, en los que es particularmente difícil diferenciar mesotelio reactivo de metástasis, y en material de PAAF. Además, durante el procesamiento de muestras citológicas, no es raro observar la presencia de material precipitado espontáneamente. El propósito de este estudio es determinar la contribución al diagnóstico del BC con material coagulado de forma espontánea mediante comparación de los diagnósticos citológico e histológico.

Materiales y métodos

El estudio se realizó en la Sección de Citología del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital de Navarra. Durante 2013 se recogieron 240 coágulos espontáneos, el 56% durante el procesamiento de PAAF y el 35% a partir de derrames, y se procesaron histológicamente como BC. Dependiendo de la orientación clínica y del resultado citológico, se realizaron técnicas de IHQ para el diagnóstico definitivo. La información referente a los BC y sus citologías se consultó en los registros electrónicos de Anatomía Patológica del hospital. Todos los datos se analizaron con SPSS v.15.0.

Resultados

El 41% de los BC aportaron información, que fue determinante para el diagnóstico definitivo en el 25% de los casos, confirmándolo mediante IHQ en el 16% restante. Esta contribución, tanto global como determinante, es mayor en PAAF (50 y 32%) que en derrames (29 y 15%). La aportación del BC al diagnóstico es alta para las PAAF de hígado (75%) y pulmón (69%), intermedia para PAAF de ganglio y derrame pleural (>40%) y baja para la ascitis, PAAF de mama (lesiones quísticas) y derrame pericárdico (<20%).

Conclusiones

1. La recogida del material precipitado espontáneamente en muestras citológicas y su posterior inclusión como BC ha aumentando la sensibilidad diagnóstica en un 41% cuando se compara con la eficacia de la citología convencional aislada. 2. Además, ha permitido determinar el diagnóstico definitivo del paciente en el 25% de los casos. 3. Los BC obtenidos de PAAF contribuyen más al diagnóstico (50.4%) que los obtenidos en derrames (29.3%).