Atrás

IDENTIFICACIÓN DE MARCADORES PARA LA SELECCIÓN DE TERAPIA DIRIGIDA. UN MODELO DE XENOTRANSPLANTE MURINO DE LINFOMA DE CÉLULAS T CUTÁNEO HUMANO.

Autor/es
Alicia León del Castillo (1), Soraya Curiel Olmo (2), Cristina Pérez Menéndez (2), Rebeca Madureira Rivero (2), Socorro Maria Rodríguez Pinilla (3), Elsa M. Valdizan (4), Steliana F. Racean (1), José P. Vaqué Díez (2), Miguel A. Piris Pinilla (1)(2).
(1) Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Servicio de Anatomía Patológica, Santander. (2) Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Instituto de Formación e investigación Marqués de Valdecilla (IFIMAV), Laboratorio de Genómica del Cáncer, Santander. (3) Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Servicio de Anatomía Patológica, Madrid. (4) Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (IBBTEC), CSIC - Universidad de Cantabria - Sodercan y Dpto de Fisiología y Farmacología, Universidad de Cantabria, Cibersam, ISCIII, Santander.
o404@humv.es
Orden de Presentacion
109
Fecha de Presentacion
Viernes 7, 11.30 - 12.00 h. Sesión I
Pantalla
6

Introducción

El linfoma de células T cutáneo (CTCL) está compuesto por un grupo de síndromes linfoproliferativos con histologías diversas y llamativa variabilidad en el curso clínico; más del 90% está constituido por la micosis fungoide (MF) y el síndrome de Sézary (SS). El pronóstico de estas entidades depende del estadío, tipo y extensión de las lesiones cutáneas y la presencia de enfermedad extracutánea. Así, la forma tumoral de MF y el SS tienen un comportamiento agresivo, con mala respuesta a terapia y pobre supervivencia. Modelos animales de xenotransplante pueden ayudar en la identificación de marcadores moleculares para la selección de terapia.

Materiales y métodos

Ratones inmunodeficientes (seis ratones CB17/SCID y dos BALB/C NUDE) recibieron una inyección subcutanea de 6 millones de células en 100 ul de PBS y glucosa de dos líneas celulares de Linfoma T cutáneo (HuT78 y My-La), una en cada lateral del lomo. En dos de los ratones CB17/SCID se pudo observar paresia progresiva de ambas extremidades inferiores, además de en la cola de uno de ellos. Dos ratones CB17/SCID murieron espontáneamente y el resto (seis) fueron sacrificados entre 29 y 41 días después de haber sido inyectados con las líneas celulares.

Resultados

Los seis ratones CB17/SCID desarrollaron masas tumorales en retroperitoneo, con infiltración muscular y perineural, procedentes de la línea My-La; en cinco de los seis ratones estudiados se observó infiltración renal, junto con afectación de estómago e hígado en uno de ellos; tres mostraban infiltración de los cuerpos vertebrales. El tumor mostraba una histología de linfoma de células grandes, con áreas de necrosis geográfica, ausencia de infiltración linfoide reactiva y discreta neutrofilia. Los xenotransplantes fueron estudiados mediante inmunohistoquímica: los tumores conservaban el fenotipo CD3- CD4- CD30+ STAT3p+ NFAT- propio de la linea celular My-La. Los ratones BALB/C NUDE no mostraron tumores. La línea HuT78 no ocasionó tumoraciones en ninguno de los ratones.

Conclusiones

Hoy día no existe un tratamiento efectivo para formas avanzadas de Micosis fungoide ni para el Síndrome de Sézary, presentando ambos casos una alta mortalidad. Inyectando subcutáneamente la línea celular My-La a ratones CB17/SCID se logra desarrollar masas tumorales de linfomas de células T cutáneos, lo que permitirá el estudio de nuevos fármacos efectivos contra formas agresivas de esta entidad.