Atrás

Varicela con patrón de pitiriasis liquenoide en un adulto:presentación de un caso.

Autor/es
María Concepción Jironda Gallegos ; Pablo García Montero ;Rafael Fúnez Liébana.
Hospital Costa del Sol (Marbella)
in_gj@yahoo.es
Orden de Presentacion
71
Fecha de Presentacion
43203
Pantalla
1

Introducción

La varicela es una primo infección contagiosa producida por el virus varicela zóster, que se presenta normalmente en la infancia. Su presentación en el adulto puede verse enmascarada por otros procesos que cursan con lesiones de morfología similar, tales como una papulosis linfomatoide, liquen plano diseminado o una pitiriasis liquenoide entre otros. Esta última se caracteriza por presentar clínicamente lesiones similares a la varicela, en forma de brotes recurrentes de lesiones pápulopustulosas, junto con vesículas con posterior formación de costra y cicatrices atróficas. Histológicamente presenta un patrón de reacción liquenoide con queratinocitos necróticos y un infiltrado inflamatorio predominantemente linfocitario T que en formas agudas puede mostrar reordenamiento clonal, a pesar de su comportamiento benigno.

Materiales y métodos

Presentamos el caso de un varón de 65 años con antecedentes personales de tabaquismo, diabetes e hipertensión arterial, que consulta por lesiones cutáneas asintomáticas, pápulopustulosas sobre base eritematosa, agminadas, localizadas en región glútea lumbar izquierda y diseminadas en el resto del cuerpo. Algunas de ellas se mostraron evolucionadas con costra. No presentaba sintomatología de herpes oral reciente. Se realiza biopsia punch de las lesiones dorsolumbares para estudio anatomopatológico.

Resultados

Histológicamente se observa la presencia de un infiltrado inflamatorio de características liquenoides localizado en dermis superficial. A pesar de la morfología y distribución de las lesiones, no se observaron cambios citopáticos virales de tipo herpético o que sugirieran la posibilidad de una infección por el virus varicela zóster, por lo que se realizó cultivo de las lesiones y detección de carga viral por técnicas de PCR, objetivándose presencia de DNA de virus varicela zóster, sin detectarse genoma de virus herpes simple 1 ni 2. La serología para otros agentes infecciosos resultó negativa.

Conclusiones

En la mayor parte de los casos el diagnóstico de varicela es clínico, realizándose técnicas de PCR solo en casos atípicos o que puedan mostrar un comportamiento clínico similar, tales como una pitiriasis liquenoide. Habitualmente el diagnóstico diferencial es posible basándonos en datos clínicos, histopatológicos y analíticos. Llama la atención en nuestro caso la ausencia de los característicos cambios citopáticos virales en el examen histológico, lo que obligó ante los hallazgos clínicos observados a la realización de técnicas de PCR para detección del virus, la cuál creemos recomendable ante este tipo de presentaciones histológicas tan poco habituales.