Filtro por Áreas de conocimiento
Atrás

FEOHIFOMICOSIS CUTÁNEA EN UN PACIENTE TRANSPLANTADO RENAL.

Autor/es
Zulma Quintero, Blanca Caton Santaren, Zuriñe Martinez de Lagrán, Sofía Goula, Margarita Jo Velasco, Carlos Gómez.
Hospital Universitario de Álava. Sede Santiago Apostol.
zulmasorayaqn@yahoo.es
Orden de Presentacion
33
Fecha de Presentacion
Viernes 8 febrero 2013. 11.45-12.15. Sesión I
Pantalla
4

Introducción

Los pacientes inmunodeprimidos y/o con enfermedades crónicas son particularmente suceptibles a padecer infecciones fúngicas oportunistas, especialmente micosis filamentosas como la Aspergilosis, Mucormicosis, Feohifomicosis y la Hialohifomicosis. En la Feohifomicosis el patógeno es fácilmente reconocible debido a su pigmentación, observándose hifas septadas, gruesas, oscuras y algunas veces acompañadas de blastoconidias. El espectro de la enfermedad es amplio incluyendo infecciones superficiales, subcutáneas, abscesos cerebrales y enfermedad diseminada.

Materiales y métodos

Hombre de 59 años con antecedentes de transplante renal e infección por CMV. Consulta por lesiones cutáneas asintomáticas de varios meses de evolución en rodillas, clinicamente sobreelevadas, bien delimitadas, normocoloreadas, blandas y quísticas. Al realizar la biopsia se obtiene material gelatinoso y negruzco que se remite para estudio microbiológico y cultivo fúngico.

Resultados

Microscópicamente se observa epidermis con extensa ulceración y dérmis con importante componente inflamatorio en forma de granulomas coalescentes con discreta necrosis en los que se identifican numerosas hifas septadas y en ocasiones ramificadas en ángulo agudo, PAS positivas. El diagnóstico anatomopatológico fue de "Inflamación granulomatosa en relación con micosis profunda. Compatible morfológicamente con infección por Feohifomicosis".

Conclusiones

La Feohifomicosis es una infección infrecuente causada por hifomicetos de la familia Dematiaceae. Contienen melanina en sus células por lo que son llamados hongos negros o feoides. Afecta principalmente a hombres adultos inmunocomprometidos. Puede manifestarse de forma cutánea, subcutánea y sistémica, con lesiones que aparecen principalmente en áreas expuestas como brazos y piernas dando lugar a nódulos o quistes subcutáneos sin síntomas sistémicos y/o inflamación de tejidos blandos. Las lesiones crecen lentamente y con frecuencia son confundidas con granulomas producidos por cuerpos extraños. El diagnóstico se hace mediante la presencia del hongo en el examen histopatológico y confirmación mediante cultivo. El diagnóstico diferencial se realiza principalmente con otras infecciones micóticas en pacientes inmunosuprimidos. Entre ellas la Cromoblastomicosis, también pigmentada pero de la que se diferencia por la ausencia de hifas; la Aspergilosis que si bien tiene hifas septadas y ramificadas en ángulo agudo, no es pigmentada y con la Esporotricosis que además de no ser pigmentada, carece de hifas.