Atrás

DOCUMENTACION CLINICA DE AUTOPSIA. NUESTRO EJEMPLO DE PROTOCOLIZACION.

Autor/es
Prieto Cuadra JD, Hierro Martín I.
Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Clínico Universitario, Málaga.
dannielpriet@hotmail.com
Orden de Presentacion
83
Fecha de Presentacion
Viernes, 16 de febrero. Sesión de tarde
Pantalla
1

Introducción

La normativa legal vigente en España sobre autopsia clínica está recogida en la Ley de autopsias clínicas 29/1980 de 21 de junio (BOE 154 de 27 de junio de 1980) y el Real Decreto del Ministerio de Sanidad y Consumo sobre autopsias clínicas 2230/1982 (BOE 218 de 11 de septiembre de 1982). Dicha Ley y Real Decreto también establecen los documentos que deben estar en posesión del patólogo para comenzar la autopsia. En este trabajo, presentamos nuestro modelo de protocolización de documentación clínica de autopsias, como ejemplo de documentación integrada, de fácil y segura adquisición, cumplimentación y manejo por parte de los distintos especialistas clínicos peticionarios de autopsias.

Materiales y métodos

En nuestro centro, hemos recogido en un único documento a modo de carpeta, todos los certificados, consentimientos y demás escritos necesarios y útiles para la realización de la autopsia. Esta carpeta presenta dos modalidades; autopsias de adultos y autopsias fetales/perinatales, y están configuradas en un formato estándar, adaptable de forma específica para cada uno de los seis hospitales de la provincia, bajo el amparo de la Unidad de Gestión Clínica Provincial de Anatomía Patológica de Málaga. Esta carpeta incluye el Certificado médico especial de “muerte cierta”; el documento de autorización de estudio necrópsico ó autorización para autopsia clínica, con un anexo de información sobre el procedimiento para el familiar que autoriza la autopsia; y la hoja o documento de solicitud de estudio autópsico, con resumen de la historia clínica. Como introducción se recoge también información de carácter general sobre el procedimiento de la autopsia, la actuación del Servicio de Anatomía Patológica, y las indicaciones y requisitos para realizar una autopsia clínica (según el Artículo sexto, punto 2, del R.D. 2230/1982). A su vez, presenta epígrafes específicos en la solicitud de estudio autópsico para reseñar información clínica de especial relevancia, como es la presencia de desfibrilador; si ha habido administración de radio-isotopos; o si el paciente formaba parte de algún tipo de Ensayo Clínico. Y por último, también incluye un consentimiento informado para la recogida de muestras con destino al biobanco, específico para para tejidos post-mortem.

Resultados

El beneficio conseguido al implementar esta mejora ha sido triple:Por un lado, hacer más fácil, intuitivo y seguro el proceso de petición de autopsia por parte de los especialistas clínicos, ya que consideramos que tener recogidos todos los documentos necesarios en una sola carpeta, facilita el procedimiento de petición de autopsia clínica, de tal forma que no interfiera demasiado en el curso habitual de trabajo de una jornada ordinaria o una guardia. Por otro lado, supone un compendio de información ordenada y útil para los familiares, con el fin de facilitarles la comprensión del procedimiento qué se va a realizar, quien lo va a realizar, y a donde deberá dirigirse a recoger los resultados o recibir explicaciones sobre cualquier duda del procedimiento post-mortem.Y por último, beneficio para nuestra especialidad al asegurarnos que se cumplimentan todos los documentos legales necesarios, y que se nos facilita información relevante que garantice un adecuado estudio anátomo-patológico.

Conclusiones

En nuestra experiencia, la protocolización de documentación clínica y su recogida en carpetas ha supuesto una mejora en la calidad y homogeneización de los documentos que se requieren para la realización de una autopsia, con garantías y adecuación a la ley.Y a su vez, ha supuesto un implemento en la seguridad del archivo y almacenamiento de dicha información clínica. Por último, ha favorecido la disminución de la ansiedad que supone para el especialista clínico el hecho de peticionar una autopsia gracias a un formato que facilita todo el proceso administrativo.