Atrás

Carcinoma de células acinares con tres variantes morfológicas

Autor/es
DS. Rosero Cuesta; R. Álvarez Alegret; P. Sota Ochoa; A. Puertas Cantería; S. Vicente Arregui; E. Mejía Urbaez
Hospital Miguel Servet
roserocuesta@gmail.com
Orden de Presentacion
16
Fecha de Presentacion
Viernes 4 11:30 a 12:00 Sesión I
Pantalla
2

Introducción:

El carcinoma de células acinares originado en las glándulas salivales es un tumor poco habitual (3% de las neoplasias primarias de la glándula parótida). En los casos bien diferenciados, la tumoración presenta una apariencia inocua, debido a la similitud entre el tejido parotídeo normal y el neoplásico, tanto a nivel morfológico como bioquímico y estructural, lo que dificulta su diagnóstico. Los patrones de crecimiento más comunes son el sólido y el microquístico, siendo menos frecuentes el quístico-papilar y el folicular. Las recurrencias y las metástasis a ganglios linfáticos se asocian con peor pronóstico.

Material y Métodos:

Varón de 49 años con lesión en región parotídea izquierda de 5 cm. La PAAF fue positiva para malignidad, a descartar carcinoma de células acinares o carcinoma mucoepidermoide. Se realizó parotidectomía y vaciamiento radical izquierdo. Macroscópicamente la parótida mostraba una tumoración con crecimiento nodular, sólida, de 4 cm. Se aislaron 25 ganglios, tres de ellos con aspecto metastásico.

Resultados:

En el estudio histológico se identificó una neoplasia epitelial de hábito acinar, con patrón quístico-papilar dominante, y en menor grado folicular y microquístico, con un grado medio de diferenciación. La histoquímica evidenció glucógeno citoplasmático (PAS+, sensible a la diastasa), y el inmunofenotipo expresión de CD56, CD57, IgA, CD15 y CD117, pero no de CEA, p63 ni tiroglobulina, sobrexpresándose p53 en menos del 5% de las células tumorales. Siete de los 25 ganglios linfáticos del vaciamiento resultaron parcial o masivamente metastatizados, sin afectación extracapsular. Diagnóstico: carcinoma de células acinares.

Conclusiones:

1) El carcinoma acinar es frecuentemente interpretado de forma errónea cuando es de bajo grado, debido a su apariencia benigna, aunque habitualmente no presenta problemas diagnósticos. 2) La PAAF, en ocasiones de limitado valor diagnóstico en esta topografía, en nuestro caso era ya orientativa de esta entidad. 3) Este tumor suele ser solitario, pero en nuestro caso era multinodular, y con un patrón dominante no habitual quístico-papilar y folicular. 4) El diagnóstico diferencial del tumor incluye adenocarcinoma, carcinoma mucoepidermoide, adenoma pleomorfo, tumor de Warthin, carcinoma adenoide quístico, y lesión linfoepitelial, entre otros.