Atrás

Afectación cutánea por condrosarcoma. Presentación de tres casos

Autor/es
M. Rodríguez González; M A. Gómez Muñoz; A. Aparicio Vaquero; C. Meseguer Yebra ; A . Santos-Briz Terrón; A. Bullón Sopelana
Hospital Universitario de Salamanca
marta_rg@usal.es
Orden de Presentacion
34
Fecha de Presentacion
Viernes 4 11:30 a 12:00 Sesión I
Pantalla
4

Introducción:

El condrosarcoma es el segundo tumor óseo primario en frecuencia después del osteosarcoma. Es un tumor de lento crecimiento. Los casos más agresivos pueden dar metástasis, que son poco frecuentes y fundamentalmente pulmonares. Presentamos tres casos de afectación cutánea por condrosarcoma, dos metastásicos y uno de infiltración por contigüidad.

Material y Métodos:

Presentamos tres pacientes con biopsias cutáneas de condrosarcoma. En dos de ellos se trataba de pacientes operados por condrosarcomas, uno en calcáneo y otro en húmero proximal, hacía 17 y 15 años respectivamente. El tercer paciente desarrollo un condrosarcoma en región escapular al recibir radioterapia para el tratamiento un fibrosarcoma previo. En los tres casos la infiltración cutánea fue la manifestación que llevó al diagnóstico.

Resultados:

Las biopsias cutáneas mostraron una infiltración de la dermis (dos metastásicas y una por contigüidad) por nidos de matriz colágena, variables en forma y tamaño, separados por bandas fibrosas. A mayor aumento, se observó una proliferación de condrocitos atípicos de morfología variable, con núcleos hipercromáticos y frecuentes figuras de binucleación.

Conclusiones:

La afectación cutánea por condrosarcoma es un hallazgo poco frecuente con menos de 20 casos descritos en la literatura revisada.La localización más frecuente de sus metástasis es el pulmón. Cuando afectan a la piel, la metástasis suelen localizarse en la cabeza y el cuello. La supervivencia media tras la aparición de metástasis cutáneas se estima en seis meses.En cuanto a los sarcomas óseos post-irradiación son tumores infrecuentes, y de ellos, el 90% son osteosarcomas o fibrosarcomas. Los condrosarcomas post-radioterapia son excepcionales.