Atrás

Tumor testicular de células de Sertoli con marcadores neuroendocrinos positivos, a propósito de un caso

Autor/es
CB. Marta Casanova; R. Guarch ; JD. Jimenez ; JM. Elizalde ; X. Tejada ; F. Garcia Bragado; A. Yagüe Hernando; MV. Zelaya
Servicio Anatomía Patológica, Hospital Virgen del Camino
carlobrunomarta@yahoo.com
Orden de Presentacion
145
Fecha de Presentacion
Viernes 4 17:00 a 17:30 Sesión II
Pantalla
7

Introducción:

Los tumores de células de Sertoli (TCS) representan menos del 1% de todas las neoplasias testiculares y se engloban dentro del grupo de los tumores de los cordones sexuales junto con los tumores de células de Leidyg, los tumores de la granulosa y los mixtos.

Material y Métodos:

Varón de 69 años, sin antecedentes, que acudio con dolor de varios meses de evolución en testículo izquierdo. Ecografícamente una lesión intratesticular de 1,5 cm, hipoecogénica, homogénea, en polo superior del testículo izquierdo. Marcadores tumorales (AFP, B-hCG y LDH) negativos.

Resultados:

Se extirpo la lesion, observandose una tumoración bien delimitada, no encapsulada, rodeada de tubos seminíferos con espermatogénesis completa, que presentaba una proliferación celular con patrón de crecimiento difuso constituido por nidos sólidos con estructuras tubulares y retiformes, sin atipia ni mitosis. El estroma estaba hialinizado y las células tumorales eran positivas para vimentina, CD 99 y sinaptofisina, positividad debil para inhibina. Negatividad para PLAP, EMA, CK7, CAM5.2, CA125, S-100, calretinina, actina, desmina, CD 117, HMB 45, PSA, ni Melan-A. Ultraestructuralmente, no se observaron gránulos de neurosecreción. El diagnóstico fue de Tumor de celulas de Sertoli (TCS) variante clásica, sin rasgos de malignidad y expresión de marcadores neuroendocrinos (sinaptofisina).

Conclusiones:

Los TCS representan menos del 1% de todas las neoplasias testiculares y se engloban dentro del grupo de los tumores de los cordones sexuales. Existen 3 subtipos: TCS clásico, TCS de células gigantes calcificadas y TCS esclerosante. La clásica es la más frecuente. Existen algunos casos descritos de TCS con marcadores neuroendocrinos positivos, que dificultan el diagnóstico y obligan a descartar la existencia de tumor carcinoide testicular. La baja incidencia y el relativo desconocimiemto a largo plazo de este tipo de tumores, así como el hallazgo excepcional de características de neurosecreción en nuestro tumor y las escasas referencias en la literatura médica al respecto, nos plantea la duda de si realmente este hecho pudiera ser clínicamente significativo o un hallazgo meramente casual.