Atrás

CISTOADENOMA MUCINOSO INTRAHEPÁTICO

Autor/es
Rinaldi Catalá T; Murube Jiménez A; González Ibáñez MªV; Galán García MªE; Hernández Nieto E; Conde Martín F; Sáenz-Santamaría J.
Servicio de Patología. Complejo Hospitalario Universitario de Badajoz.
rinaldicatala@yahoo.es
Orden de Presentacion
27

INTRODUCCIÓNLas lesiones quísticas del hígado forman un grupo heterogéneo de enfermedades. En general siguen un curso benigno y se mantienen asintomáticas, constituyendo la mayoría de ellas hallazgos casuales.Las lesiones neoplásicas primarias quísticas de hígado son entidades poco frecuentes. Entre ellas destacan los Cistoadenomas hepatobiliares, los Cistoadenocarcinomas, los Hamartomas y los Teratomas. El Cistoadenoma es un tumor benigno, presuntamente originado en restos embrionarios con potencial epitelial biliar, intrahepáticos y más raramente extrahepáticos. Se presenta como una lesión quística uni o multinodular. Más frecuentes en mujeres de edad media. CASO CLÍNICOMujer de 72 años, diabética, que consulta por molestias abdominales y discreto dolor en hipocondrio derecho. La ecografía abdominal revela una masa quística unilocular, bien delimitada, situada en el lóbulo hepático izquierdo de 10 cm de diámetro máximo (segmentos II y III). Se descarta hidatidosis mediante pruebas serológicas y se interviene quirúrgicamente.DISCUSIÓNEl Cistoadenoma hepatobiliar fue definido por Edmondson en 1958 como una lesión multilocular delimitada por un epitelio columnar que asienta sobre un estroma celular denso similar al estroma ovárico. Hoy día ésta se considera una definición muy restricitiva, ya que existe un pequeño porcentaje de cistoadenomas que carecen de este estroma. Típicamente, el epitelio es glandular mucosecretor aunque también se han descrito cistoadenomas serosos. El potencial maligno del cistoadenoma hace que el tratamiento indicado de éste sea la resección completa del mismo.En este caso, ocasionalmente se observaron focos de displasia (agrandamiento celular, estratificación, hipercromasia y pérdida de polaridad) por lo que fue catalogado como “Bordeline”, ya que no presenta rotura de membrana basal ni invasión estromal.