Atrás

Cuerpos de inclusión en el cerebro sano y patológico. Una revisión sobre los tipos más frecuentes.

Autor/es
Karel López-Brito, Ronald Hamilton, Marta Couce.
Hospital Universitario Son Dureta. Palma de Mallorca.
karel.lopez@ssib.es
Orden de Presentacion
114

Los cuerpos de inclusión son agregados de partículas o material metabólicamente inactivo que se acumula dentro de un compartimento celular determinado. En el campo de la Neuropatología, la presencia de cuerpos de inclusión es un hallazgo relativamente frecuente, que representa un amplio espectro de entidades patológicas o sencillamente constituye un hallazgo normal que no ha de confundirse con ninguna patología específica. Determinadas patologías infecciosas, neoplásicas, degenerativas o metabólicas que afectan de alguna manera el cerebro, se caracterizan por la presencia de uno o más cuerpos de inclusión con unas características histológicas determinadas. Los cuerpos de inclusión constituyen, por tanto, un hallazgo relativamente frecuente en la práctica diaria del anatomopatólogo que estudia cerebros de autopsias o examina biopsias cerebrales con fines diagnósticos. Es importante familiarizarse con los cuerpos de inclusión más frecuentes para poder identificar patologías específicas y diferenciar aquellos que se identifican normalmente en el cerebro normal y no representan hallazgos patológicos. La localización topográfica de estas estructuras en el sistema nervioso es diversa, afectando fundamentalmente la corteza cerebral o diferentes núcleos neuronales. La mayoría de estos cuerpos son identificables con microscopía óptica y tinciones de hematoxilina-eosina convencionales; aunque en algunos casos se requieren estudios especiales, como la microscopía electrónica o la inmunohistoquímica para su confirmación diagnóstica. En nuestro trabajo revisamos en una plétora de imágenes, varios ejemplares: cuerpos de Psamoma, de Verocay, de Negri, de Lewy, de Pick, de Bunina, amiláceos, de Lafora, o de Hirano; entre otros. Describimos su morfología y distribución neuroanatómica, así como su disposición específica dentro de un compartimento celular. Revisamos, a su vez, de forma esquemática, las patologías y/o los procesos fisiológicos que se relacionan con su presencia.