Atrás

Fallecimiento del Dr. Jerónimo Forteza

 

Adiós Jerónimo, el amigo de los amigos.

La verdad es que siento un gran dolor al tener que escribir sobre el fallecimiento del Dr. Jerónimo Forteza. Pero también considero que es un honor escribir sobre lo mucho y lo muy bueno que ha hecho Jerónimo durante los últimos 60 años. Jerónimo era una persona extraordinaria, sensible, inteligente, con una gran clase y dignidad personal y sobre todo muy amigo de sus amigos.

Jerónimo, o mejor Jero, para mí fue siempre una guía y un consejero. Tenía un gran visión del futuro de nuestra especialidad, siempre lúcida y siempre transmitiendo ilusión y pasión por la Patología.  Fiel al diagnóstico clásico, basado en la hematoxilina eosina, tal y como aprendió de los libros y de su gran amigo Juan Rosai, desde siempre supo y pudo incorporar los últimos avances técnicos y hacer diagnósticos integrados, pensando en los clínicos y especialmente en los pacientes.

Jerónimo nació en 1941 en Godell (Valencia), estudió medicina en Valencia y se formó como patólogo en la Fundación Jiménez Díaz con el Dr. Horacio Oliva (fueron íntimos amigos) y en la Universidad de Ulm (Alemania). Durante toda su vida hizo estancias periódicas de formación continuada, yendo varias veces a Alemania, EEUU y a Israel.

Fue Jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital General de Oviedo y del Hospital Juan Canalejo de La Coruña. Como jefe de servicio, hizo una labor encomiable en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela donde, con mucho esfuerzo, formó un gran equipo que en la actualidad sigue siendo un ejemplo de lo que es la patología más moderna. Aunque tenía pasión por los linfomas, la verdad es que su formación era “de un nivel muy alto” en casi todas las especialidades y especialmente en la patología autópsica, de la que era un gran defensor y estudioso.

Como científico tiene un currículum brillante, con más de 250 publicaciones, y fue impulsor y organizador de numerosos cursos y simposios. Recuerdo la pionera y deslumbrante reunión de patólogos que tuvo lugar haciendo el Camino de Santiago el año 2004, con el Dr. Rosai y mas de 100 patólogos. Una experiencia única, dado que combinábamos las caminatas y el autobús con las conferencias por las tardes/noches.

En sus últimos años volvió a Valencia, donde también desarrolló una gran labor en el Instituto Valenciano de Patología de la Universidad Católica de Valencia. Como siempre, buscó y consiguió la mejor tecnología para hacer la patología del más alto nivel. Jerónimo, Jero, una persona  entrañable y un patólogo excepcional a quien  la Sociedad Española de Anatomía Patológica otorgó  finalmente el premio Río Hortega a su labor científica y la  Sociedad Española de Investigación del cancer (ASEICA)  concedió el Cancer Research Award en reconocimiento a su  gran trayectoria en el campo de la investigación oncológica.

Jerónimo Forteza  era un amigo, un compañero que siempre estará con nosotros. Por ello, aunque esta semblanza sea un recuerdo de su fallecimiento, para mí y para muchos no es un adiós, porque su persona, su cariño, su generosidad y su cercanía siempre permanecerán con nosotros.

Descansa en paz Jero y queremos transmitir un abrazo muy fuerte a tus hijos, nietos y a toda tu familia porque siempre llevabas contigo su recuerdo y su amor.

 

Santiago Ramón y Cajal Agüeras

 

 

Jerónimo Forteza Vila, In Memoriam

Nos ha dejado Jerónimo Forteza. En unas líneas es imposible expresar el agradecimiento que le debemos por su enorme labor como patólogo, médico y maestro, pero al menos podemos dejar constancia de su huella en nosotros, en la medicina gallega y en la de toda España. 

Siempre, tanto en sus palabras como en sus actos, estaba por delante la atención a los pacientes. Por ese motivo estaba siempre empeñado en mejorar los hospitales en los que trabajó. En y desde los servicios de Anatomía Patológica que lideró, supo impulsar cambios que mejoraron todo el hospital y que, con su talento y generosidad, sabía que seguirían generando mejoras aun cuando él ya no estuviese al frente. Pero no solo cuidó el aspecto asistencial de nuestro trabajo, sino también la docencia y la investigación. Como él decía, la mejor manera de mejorar un hospital es “llenándolo de investigación”. De hecho, fue uno de los impulsores del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago y director del área de Cáncer del mismo.

Jerónimo Forteza inició su formación como post-graduado en Anatomía Patológica en la Clínica de la Concepción (Fundación Jiménez Díaz) en Madrid con el Prof. Horacio Oliva, a quien reconocía como su maestro y al que profesaba un gran afecto. Posteriormente realizó varias estancias post-doctorales en Investigación en Alemania, en la Universidad de Ulm,  el Institut für Pathologie de Kiel y en el Institut für Pathologie Klinikum der Universität Heidelberg.

A su vuelta a España, fue Profesor Agregado de Histología y Anatomía Patológica en Murcia y, posteriormente,  Jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital General de Oviedo. Luego pasó a liderar el Servicio de Anatomía Patológica del  Hospital Juan Canalejo (actual CHUAC) de La Coruña, hospital donde  también desempeñó el puesto de Director General. Finalmente, desde 1985 hasta 2011 fue Jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. Fue asimismo Catedrático de Anatomía Patológica en la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y Vicedecano de la Facultad de Medicina de esta Universidad.

Su ansia por contribuir al avance del conocimiento lo llevó a ser uno de los miembros fundadores del Club Español de Linfomas y a organizar multitud de Sesiones, Jornadas, Cursos y Congresos, en los que consiguió reunir a figuras de la talla del Prof. Lennert, el Dr. Juan Rosai (amigo personal suyo, recientemente fallecido) o el Dr. J.K.C. Chan, por citar unos pocos. Algunos de los encuentros más destacados que organizó fueron: 

  • Las 2 ediciones del International Pathology Meeting a lo largo del Camino de Santiago (2004 y 2010), que fueron un éxito rotundo, producto de la amistad y colaboración de 30 años de historia entre Jerónimo Forteza y Juan Rosai.
  • El Tutorial de la Asociación Europea de Hematopatología en el 2007, que reunió en Santiago a los lideres mundiales de la especialidad.
  • El International Pathology Meeting en Sicilia en el 2013.

Fue también un promotor y defensor incansable de las Conferencias ClínicoPatológicas (CPCs), como genuino termómetro de la actividad hospitalaria y de la posición de los patólogos en ellas. En palabras de Jerónimo, “las CPC constituyen un acto académico que sintetiza todo lo grande, donde se ejerce autocrítica, se aprende de los errores propios, se concede valor a lo evidente y se mantiene la formación pre y postgraduado”.

La Patología Autópsica fue una de las áreas de conocimiento más cuidadas por el Prof. Forteza y en ellas su actuación era realmente brillante.  Con él aprendimos que la autopsia clínica representa uno de los actos médicos que más contribuye a la calidad hospitalaria y que es un soporte básico en la docencia pre y postgrado. Las demostraciones macroscópicas en 24 horas en la sala de autopsias con la  presencia de los clínicos responsables eran una práctica habitual del servicio.  En ellas, el Prof. Forteza impartía su magisterio desvelando los mecanismos patofisiológicos que habían conducido al fallecimiento del paciente.

Otra de sus pasiones fue la microscopía electrónica. Ya en su juventud, en la Universidad de Ulm, realizó estudios en nervio periférico y en anemia diseritropoyética, que se vieron reflejadas en revistas de prestigio. Fue un experto y defensor acérrimo de la utilidad de la microscopía electrónica en Nefropatología y Neuropatología.

Con Jerónimo Forteza, los que nos formamos con él, aprendimos una forma de hacer Patología. Aprendimos que un Patólogo es un microscopio y un teléfono para hablar con los compañeros clínicos, como herramientas indispensables para establecer una imprescindible correlación clinicopatológica. 

Recordamos también el sinfín de sesiones rápidas en el microscopio multicabezas, con la presencia de los cínicos, en aquellos casos con especial dificultad diagnóstica o que requerían una estrecha correlación clinicopatológica.

Él fue una de las primeras personas a las que oímos hablar de “fast track” o biopsias rápidas, de trazabilidad, automatización, uso de protocolos internacionales...

Gracias a Jerónimo, comprendimos que el futuro de la Anatomía Patológica depende en gran medida de su papel en la Medicina Personalizada, especialmente en el área del cáncer, y que los patólogos han de cambiar su actitud y prepararse técnicamente para asumir este reto.

En definitiva, la labor de Jerónimo Forteza ha contribuido enormemente a que la  Anatomía Patológica en nuestro país tenga rigor y prestigio internacional. Su labor como persona, médico y profesor ha contribuido a mejorar la sociedad y  constituye una referencia de prestigio y excelencia.

Jerónimo, ha sido un auténtico privilegio tenerte como maestro y haber podido trabajar juntos. Siempre estaremos en deuda contigo.

 

Máximo Fraga y José Antúnez 
Universidad  de Santiago de Compostela y Hospital Clínico Universitario de Santiago

 

 

 

IN MEMORIAM – Jerónimo Forteza 1941-2021

El día 16 de abril falleció el Prof. Jerónimo Forteza Vila, una personalidad notable de la anatomía patológica que supo, como pocos, aunar la actividad asistencial con la investigación y la docencia universitaria hasta niveles de excelencia.
Jerónimo Forteza llegó a Santiago de Compostela en 1985, con 44 años. Jerónimo era una persona muy poco común y fue extraordinariamente positivo para la Anatomía Patológica de Galicia. Jerónimo sabía que la mejor forma mejorar la actividad asistencial hospitalaria era “llenando” el hospital de investigación, y contribuyó significativamente a modernizar la Anatomía Patológica de la Comunidad de Galicia. Siempre con pasión, dirigió sus energías al desarrollo de su actividad profesional al servicio de los pacientes sin olvidar el importante papel del patólogo en esta tarea.
Gracias a su inteligencia operacional, Jerónimo fue consciente de la importancia creciente de la vertiente asistencial y decidió apostar por una sólida relación entre los Servicios de Anatomía Patológica del Norte de Portugal y de Galicia. Esa decisión y esa práctica, explican nuestra amistad desde hace tanto tiempo, unidos por tal pasión (común en ambos lados) por la anatomía patológica.
La primera reunión Luso-Española, con la vuelta a la normalidad tras el 25 de Abril (1974), se propuso en Galicia y se realizó en Santiago de Compostela en 1976. La reunión fue organizada por el Prof. Ramón Varela, catedrático de la Universidad de Santiago y el joven Prof. Andrés Beiras, especialista en microscopía electrónica, así como por el Prof. Daniel Serrao, catedrático de la Universidad de Oporto. También se contó con la colaboración del Prof. Agustín Bullón y del Prof. Renato Trincão, así como de numerosos patólogos portugueses y españoles. En aquellos tiempos, aunque la universidad era dominante, ya se adivinaba el desarrollo de la actividad hospitalaria.
Desde ese momento, las relaciones entre Santiago y Oporto fueron cristalizando a diferentes niveles (seminarios, proyectos de investigación, doctorados), de manera que a día de hoy aún perduran las señales de esta fortísima ligazón entre las personas e instituciones de ambos países. Del lado gallego hubo varios actores del movimiento pro-anatomía patológica, entre los que destacó Jerónimo Forteza.
Desde A Coruña Jerónimo llegó a Santiago lleno de entusiasmo y apostó por la colaboración interinstitucional. Existen numerosos ejemplos de la progresiva integración de Jerónimo en actividades con Oporto, muchas veces en complicidad con Juan Rosai (Figs. 1 y 2). Ha sido esa personalidad creativa de Jerónimo Forteza la que le llevó a responsabilizarse de la organización del I Camino de Santiago para patólogos en 2004 (Fig. 3). El éxito mundial le llevó a la organización del II Camino en 2010 con la implicación del equipo Oporto-Santiago (Fig. 4). El lenguaje corporal de Jerónimo cuando entra en Santiago, es paradigmático de su actitud vital (Fig. 5).
Ante la falta de un año jubilar próximo (será en 2029), Jerónimo comenzó a organizar una Peregrinación a Jerusalén con el apoyo de su grupo de Santiago. Pero ante las reticencias de los colegas de EEUU, Canadá y Japón, transformamos esa peregrinación en una especie de Camino a lo largo de Sicilia, en 2013, donde por última vez nos reunimos con Jerónimo y Juan Rosai (Fig. 6).
Jerónimo Forteza nació en 1941 en Godella (Valencia), estudió Medicina en Valencia y se formó como anatomopatólogo en la Fundación Jiménez Diaz con el Dr. Horácio Oliva y en la Universidad de Ulm (Alemania). Realizó también estancias de perfeccionamiento en anatomía patológica en general y hematopatología en Alemania, Estados Unidos e Israel. Fue profesor de Histología y Anatomía Patológica en Murcia y posteriormente Jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Complejo Universitario de A Coruña, antes de ser Jefe de Servicio del Complejo Universitario de Santiago de Compostela y Catedrático en la Universidad de Santiago Compostela. La Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) le otorgó el premio Rio Hortega por sus cualidades científicas y la Sociedad Española de Investigaciones Oncológicas (ASEICA) le otorgó el Premio de Investigación Oncológica por su trayectoria en la investigación del cáncer. Tras su jubilación de la Universidad de Santiago de Compostela (2019), continuó trabajando en la Unidad Mixta de Patología e Investigación Molecular del Instituto Valenciano de Patología de la Universidad Católica de Valencia hasta su fallecimiento. Le echaremos mucho de menos.


Fátima Carneiro
José Manuel Cameselle Teijeiro
Manuel Sobrinho Simões

 

Fig. 1 – Jerónimo en el Homenaje del Ayuntamiento de Oporto a Juan Rosai en la Biblioteca Almeida Garret (2010).

 


Fig. 2 - Doctorado de Carmen Valbuena en la Facultad de Medicina de Oporto con la presencia de Jerónimo Forteza y Eduardo Vázquez Martul (2012).

 


Fig. 3 - Último día del I Camino de Santiago (2004).

 


Fig. 4 - Fotografía oficial del II Caminho. Jerónimo Forteza había nombrado a Fátima Carneiro y José Manuel Cameselle Teijeiro como “Subdirectores de la Organización” (2010).

 


Fig. 5 - Entrada gloriosa en la Plaza del Obradoiro de Santiago (II Camino) - 2010